AMISTAD Y ALIANZAS PARA LA AUTONOMÍA ECONÓMICA

Publicado por Sher Herrera en

ESCRITORA: MARÍA TERESA VALDELAMAR 

¿Cómo nos conocimos y qué hacemos?

Conocí a Sher en un momento transcendental en lo que se refiere a la toma de decisiones sobre cambios que, al día de hoy, han significado prestar atención a los deseos internos y a lo que podríamos decir: las verdaderas causas. Durante la niñez y la adolescencia estuve conectada a los ritmos del Caribe mediante el folclor y la danza: se me hace fácil mostrarme cómo siento el mundo a través de los pies, los hombros, la mirada y la cadencia del dorso mientras bailo. Sin embargo, cursando el pregrado de historia, con tres años de experiencia laboral y aspirando a un posgrado, sentía que algo no había hecho clic aún para sentirme satisfecha con lo que vine a “hacer a este mundo”. En medio de esa incertidumbre, le aporté a crear con las manos inspirada en las plantas.

Acostumbraba a admirar las bongas, a revisar detalladamente cómo nacen las flores, a mirarlas en todos los lugares que pisaba, a oler hojas por el mero deleite de diferenciar aromas, enfaticé mi gusto por sensaciones que me interesan desde niña al vivir cada vacación en San Joaquín dentro de una casa con tres patios llenos de plantas al cuidado de mi abuela, Hilda Mélendez Reyes; teniendo acceso a caminatas y paseos interminables con la familia. Esta vereda en Mahates es el punto de partida para llevar a cabo esta idea de negocio, tras la pretensión de continuar un legado en torno al uso, conservación y conocimiento de plantas ornamentals, arbóreas, florales y medicinales. Mi madre junto a sus otros siete hermanos, son pieza fundamental en el diseño, proyección y sostenimiento empresarial de @huerta_caribe.

Situar los vínculos familiares es importante porque pienso que como humanos, cuestionamos las relaciones interpersonales con algunos miembros del círculo cercano para exaltar la vida misma. Es decir, los proyectos personales que he emprendido tienen razón de ser por un lado gracias a ese círculo paterno pequeño que motivó la carrera universitaria, el buen gusto musical, las artes y por el otro, junto a la familia materna, con quienes he aprendido todo lo que sé sobre naturaleza y soberanía alimentaria. Lo cierto es que, al provenir del mismo municipio (Mahates, ubicado al norte de Bolívar), las historias de vida de las mujeres en mi familia relatan episodios de migración y resistencia versus gastronomía y consumo: ¿cómo dejar de lado esas palabras? He encontrado en las flores disecadas y las plantas medicinales una opción de vida que me permite ser feliz, crear, experimentar y contribuir a la aplicabilidad de formas de consumo consciente.

Desde 2018 empecé a estudiar con mesura el crecimiento de algunas especies de flora en el bosque seco tropical ubicado en el Caribe repleto de montes, montañas y cuerpos de agua, notando que como ciudadanos y como consumidores hace falta difundir el conocimiento y tratamiento de plantas y extractos naturales; a Huerta Caribe le interesa a mediano plazo hacer pedagogía al respecto. Por el momento, estamos en una fase de aprendizaje en torno al proceso de disecado, manipulación y diseño de arreglos florales.
Hemos incluido especies como el cidrón, el toronjil, la albahaca y flores de maleza en forma pompones color café traídos desde San Joaquín que emanan aromas, colores, y texturas poco exhibidas en lo local y regional de la floricultura. Aún cuando Colombia es considerado uno de los principales productores, las especies del bosque seco tropical no son relevantes para la industria. Bajo ese contexto, desde el mes de mayo ha sido todo un gusto producir arreglos florales en presentación de minibuqets entre 12 y 15 cm de longitud, como elemento decorativo en las cajitas de regalo de Nūba Natural y Artesanal. A la fecha, producimos para otros clientes estos ramitos como una opción para ambientar espacios de interior incursionando con ramos grandes entre los 40 y 50 cm, un proceso de experimentación determinado por la accesibilidad en el comercio de siempre vivas, caspias, gipsofilias, solidago, mini rosas y eucalipto.

¿Por qué construir empresa con las amigas?

Junto a Sher, son tres las amigas que de manera atenta han abierto las puertas de sus emprendimientos e ideas de negocio y, gracias a ello el intercambio de opiniones y criterios ha consolidado la razón de ser de mi empresa. Especialmente confío en la calidad de los productos de Nūba debido a que escucho con atención la promoción de su trabajo, un esfuerzo que no pausa y que se alimenta gracias a convicciones y discursos que juntas conversamos, debatimos y afianzamos como feministas antirracistas durante la maestría de Estudios Afrocolombianos (sí, todo empezó siendo compañeritas de clase).

Entendí que cada área de su empresa, los procesos de gerencia y financiamiento son coherentes a formas de consumo distintas, sin falsas expectativas y dispuesta a apoyar las economías locales y los emprendimientos femeninos. También, desde el primer momento me cautivó su habilidad para ser recursiva con pequeños elementos del entorno y dar así una estética sutil y encantadora a la imagen visual de la marca. El primer trabajo que hicimos juntas fue brujear con unos mazos de plantas medicinales para baños rituales, un primer desafío sobre cómo trabajar entre amigas.
Quizá para algunas personas esta discusión está sobre valorada, mientras que para otras enfatizar en la sororidad entre mujeres es un asunto fundamental, me adhiero a la segunda línea. Por mi parte considero que es relevante que abramos la discusión a los beneficios de deconstruir el amor romántico no sólo en las relaciones de pareja, pues también las sociedades occidentales y el patriarcado han minimizado el afecto, la escucha y la complicidad que abanderamos entre amigas como una forma de cuidado para regular nuestra salud mental, emocional y física.
Las mujeres que ponen en primer plano las relaciones afectivas con las amigas, hermanas, primas, tías y abuelas, han conseguido históricamente dar espacio a las pequeñas revoluciones y promover las grandes, específicamente la independencia económica. Entonces cuando las mujeres, en nuestro caso, periféricas, negras, barriales, decidimos constituir empresa, tenemos en cuenta que las alianzas de trabajo que establecemos se convierten además de un proceso de crecimiento personal, en una estrategia colectiva. Aquí el respeto, la comprensión y el compromiso se asientan como una base que conllevará a un proceso de venta exitoso y que, por supuesto, tendrá en cuenta la pasión por lo que hacemos sin superponer voluntades individuales que agredan a la otra.
Recuerdo que a finales de 2019 nos reímos mucho intentando negociar los discursos con los que distribuiríamos mazos de plantas medicinales para rituales de baños, recolectadas junto a mi tía Yenis Martelo Meléndez en San Joaquín. Trajimos los mazos, escogimos tonalidades, definimos usos, beneficios y valores de ganancia, al tiempo que tuvimos que admitir con franqueza que, yo como recolectora y proveedora tenía criterios distantes de los de Sher, como cliente y comercializadora del producto en cuanto a los rituales –vistos como prácticas materiales que se realizan por su alto valor simbólico y que corresponden a creencias y tradiciones–, en este caso de los Montes de María. La experiencia marcó una ruta a seguir entre nosotras sobre las posibilidades de intercambiar conceptos que hablan de nuestras maneras de percibir el mundo mediante una transacción económica que respeta el criterio de cada una.
Todo esto para decirles que durante mayo y septiembre de 2021 en @huerta_caribe hemos diseñado dos lotes maravillosos de minibuquets disecados que nos hacen a ambas muy felices mientras se evidencia el crecimiento de cada empresa. ¡Anímense a quererse bonito entre las amigas y a salir adelante junto a ellas! 


Gracias a Sher por la invitación a escribir estas líneas, y gracias a la comunidad de @nubanatural, su confianza impulsa aún más estas manos creativas. Espero que disfruten nuestras flores y el toque personal que brindan a cada cajita que llega a los hogares de la gente que disfruta de Nūba Natural y Artesanal.
Cuando nuestras flores llegan a sus manos, además de contribuir a nuestras economías como emprendimientos femeninos locales, también están apoyando nuevas maneras de emprender a partir de vínculos afectuosos y cordiales en aumento.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua


  • ¡Felicitaciones!

    Angélica Quintero en

Dejar un comentario